Riestra jugó en su estadio del Bajo Flores por primera vez en la temporada e igualó sin goles frente Agropecuario en un partido chato. Ahora se viene Flandria.

El plantel profesional de Deportivo Riestra tuvo que recibir este sábado por la tarde a Agrupecuario en el marco de la jornada 18 del Campeonato 2017/2018 de la Primera B Nacional, bajo el arbitraje de Gerardo Méndez, en busca de reencontrarse con la senda del triunfo.

No era un partido más para el Blanquinegro, dado que se producía nada más ni nada menos que el regreso al estadio Guillermo Laza, luego de la larga suspensión que recayó sobre el mismo a causa de aquella final de Reducido ante Comunicaciones.

Desde que se produjo su debut en la segunda categoría del fútbol argentino, el Malevo de Pompeya tuvo que jugar en diferentes escenarios y a puertas cerradas. Por eso, su fútbol se mudó a Caseros para jugar en cancha de Estudiantes de Buenos Aires, y luego a Lomas de Zamora, en cancha de Los Andes.

Pero llegó el momento de jugar en casa y lo hizo en forma discreta, dado que igualó sin tantos frente a otro de los equipos que están dando la nota, siendo la revelación, como lo es el conjunto de Carlos Casares.

De lo poco para destacar en la etapa inicial, un tiro libre de Gonzalo Bravo que sacó con los puños el arquero visitante y un derechazo de Blanco que pasó cerca del palo izquierdo de Claudio Morel. Y cuando el primer tiempo se moría, el travesaño salvó a Riestra, dado que la ejecución de Narese pegó en el palo desde un tiro libre.

La etapa complementaria estuvo prácticamente de más y el reparto de puntos se adueñó de la tarde del Bajo Flores. Riestra sigue en la última posición con 10 unidades, 5 menos de las que poseen Independiente Rivadavia, Santamarina de Tandil y Flandria, quienes comparten la penúltima posición de la tabla.