EL ACIERTO DE ALEJANDRO
Publicado por Gustavo Pinto | Abr 15, 2018 | Independiente Rivadavia

Castro anuló correctamente el gol del uruguayo Rodríguez. Había fuera de juego de Julián Navas cuando ejecutó el tiro libre Gastón González.

El hincha de Independiente Rivadavia se fue muy enojado del Bautista Gargantini con el arbitraje de Alejandro Castro, que es sin dudas uno de los árbitros más flojos que tiene el fútbol argentino. Ya durante la semana, Aldo Muñoz, exveedor de AFA, le había adelantado a Entrelineas que Castro técnicamente no es bueno y que no está en condiciones físicas para dirigir una categoría tan exigente como la B Nacional. “No sé quien lo banca”, expresó Muñoz, dejando en claro que no está calificado para dirigir.

Castro había dejado una muy mala impresión en al derrota 0-1 de la Lepra ante Sarmiento de Junín, donde ‘atropelló’ con una exagerada altanería al delantero de Independiente Cristian Lucero. El uruguayo Sergio Rodríguez tuvo que intervenir para que no pasara a mayores. Castro estaba ‘sacado’, fuera de sí. Algo que no se puede permitir un árbitro de ninguna manera.

Ante Riestra, Castro le anuló un gol a Independiente como para continuar alimentando el odio del hincha Azul. Tiro libre de González que cayó en el segundo palo, sale mal el arquero, la pelota la vuelve a meter Méndez para que la jugada termine en gol de cabeza de Rodríguez. Castro, a instancias de su asistente número 2, Rubén Bustos, anuló el gol que en primera instancia había convalidado.

En la captura de pantalla que hizo Entrelineas se puede observar que al momento de la pelota sale del pie de González, Navas estaba en fuera de juego. Sí, es acierto de Bustos y por lo consiguiente también de Castro, que de todas maneras hizo un muy mal partido como nos tiene acostumbrado: dirigió desde muy lejos, dejó que el partido levantara temperatura por sus permanentes yerros y su permeabilidad.

Terminado el partido el entrenador Gabriel Gómez y todos los jugadores de Independiente se fueron sobre el asistente número 2 y sobre Castro reclamándole por el gol anulado. Y en realidad, había sido un acierto de Castro. Uno de los muy pocos que tiene por partido.