El claro penal que no le dieron a riestra