A quien le van a echar la culpa ahora??

El Albinegro venció 2-1 a Atlanta con goles de Víctor Gómez y Jonathan Herrera y se afirma en la zona de ascenso. La mala de la tarde fue la lesión de Gonzalo Bravo.

No era un partido más, era una final anticipada y se jugó como tal. Un trámite friccionado y por momentos muy trabado en donde ambos equipos salieron a quedarse con la victoria.
En la primera etapa, el trámite fue parejo. Quizás algo mejor Atlanta que encontró el gol con Nicolás Cherro cuando cabeceó mal un córner que el mismo capturó el rebote y con un remate mordido clavó la pelota junto al palo izquierdo de Carlos Morel.

Gonzalo Bravo se fue lesionado antes de la media hora de juego y Riestra lo sintió porque le faltó esa chispa que tiene el “10” para generar peligro. Sin embargo, sobre los 38 minutos, Braian Sánchez no pudo aprovechar la primera situación de riesgo y elevó su disparo que podría haber sido el empate. Casi de inmediato y con una pelota parada ejecutada por Matías Zaninovic, apareció el ingresado Víctor Gómez y con una pirueta puso el 1-1.

Ya casi en tiempo cumplido y cuando el 1-1 parecía inmodificable, una falta de Pedrozo le permitió a Riestra meter la pelota en el área. Allí, por detrás de todos, apareció sin marca Jonathan Herrera que no perdonó y adelantó a los del Bajo Flores cuando quedaban segundos para los 90′.

Alejandro Ramírez dio 5 minutos de adición pero la historia no se modificó a pesar de que un centro al área que dio en la cara de Yeison Mena Murillo pudo haberle dado el empate al Bohemio.