Uno de los cuatro ascensos

Ese es el objetivo de Deportivo Riestra, según expresó su capitán, Gustavo Benítez, por el esfuerzo y el trabajo que están haciendo hace mucho. Además, “Tata” reconoció que en torneo muy parejo hasta el final, en el que cualquiera le gana a cualquiera, hay que estar en los detalles porque son todas finales. Sobre la gran goleada ante Fénix, subrayó que han recuperado su agresividad en un partido duro ante un rival que venía peleando por meterse en el reducido

Deportivo Riestra quiere hacer muy corta su vuelta a la Primera B y enseguida regresar a la Primera B Nacional, categoría que conoció la última temporada. Después de dos empates y una sorpresiva caída como local ante All Boys, el sábado volvió a sonreir con una magnífica goleada 4 a 1 a Fénix para seguir cuidando su último lugar en zona de ascenso directo, con cinco de ventaja sobre Acassuso.
Contento y en pleno descanso, Gustavo Benítez, su capitán, expresó: “Sabíamos que teníamos un partido duro hoy (sábado), que veníamos de un par de partidos sin ganar y de perder de local, que no lo esperábamos. Salió todo redondo y sabemos que se va a definir todo en las últimas fechas, que son equipos duros los que están peleando y hasta el final no se va a definir nada”

“Hoy contento por como se dio el partido, por como lo jugamos, por como lo ganamos. Convertir cuatro goles en la B Metropolitana es muy complicado o en cualquier categoría y más con un rival como Fénix, que venía haciendo buenos partidos y estaba en la lucha del reducido también”, reconoció.

“No sé si hasta la última fecha, creo que Estudiantes ya está adentro y de los tres que estamos ahí, Atlanta, Acassuso y nosotros, van a estar los otros dos ascensos. Nosotros tenemos esa diferencia que sacamos con el quinto, que es Acassuso, y si seguimos por este camino dos fechas antes podemos terminarlo, pero está todo muy parejo, cualquiera le puede ganar a cualquiera. Las segundas rondas siempre son muy difíciles, muy complicadas porque te encontrás con equipos que siempre están peleando por el algo. Si no es por el descenso, están peleando por entrar al reducido. La vez pasada nos costó con All Boys. Hoy fue Acassuso e hizo tres goles. Entonces es muy parejo todo y vamos a estar expectantes hasta que podamos definirlo. Por eso hay que estar en cada detalle en estos partidos porque son todas finales”, analizó “Tata”

No solo están atentos a su rendimiento: “Obviamente uno mira de reojo los demás equipos. Hoy cuando terminamos también preguntamos cómo había salido Acassuso, pero sabiendo que habíamos hecho nuestro trabajo y que el rival cuando terminó el partido había visto que habíamos hecho cuatro goles, que tuvimos un gran primer tiempo después de un tiempo que no lo hacíamos. Volvieron a convertir nuestros delanteros, que era lo que necesitábamos… Sabemos que cualquier punto que pierda un rival es importante”

El objetivo es el ascenso: “Va a estar muy parejo hasta el final y el que esté en cada detalle es el que se va a llevar el premio mayor. Después de haber hecho un esfuerzo durante todo el año, esperamos poder quedarnos con alguno de los cuatro ascensos, que sería muy importante para nosotros por todo el laburo que venimos haciendo”

El futuro de su equipo: “Tenemos el clásico con Sacachispas el otro lunes. Después tenemos un partido bastante áspero y más que ahora Almirante, por suerte, está llevando de nuevo a la gente a la cancha y eso le hace bien al ascenso”

“Hemos tenido una charla con el grupo después del partido con All Boys que no esperábamos perder ese partido y más sabiendo que era un partido de local, clave para nosotros y sabiendo que se enfrentaban rivales que están ahí como Acassuso y San Telmo. Hemos hablado y hemos recuperado la agresividad que teníamos en los partidos con Barracas y Estudiantes de Buenos Aires, que fueron partidos muy chivos. Recuperamos esa agresividad que cuando el equipo está de esa manera es muy difícil que pierda puntos, así que estuvimos bien en todas las líneas y generamos muchas situaciones, que con un rival como Fénix es muy difícil”, confesó.

¿Qué sucede cuando le llegan esas suspicacias con los arbitrajes?
“Al principio molestaban, más que nada cuando estuvimos en la B Nacional, sobre todo porque vengo de ahí. Al principio molestaban, pero ya no le damos tanto porque hemos hablado de eso. Hoy cualquiera está detrás de una computadora, escribe y como es hincha, hincha para su equipo. Tratamos de aislarnos un poco de eso, sino entrar, jugarlo y querer ganarlo. En el campeonato hemos ganado y perdido. Cuando perdemos nadie habla ni dice nada de Riestra, pero cuando ganamos ‘a Riestra lo ayudaron’. Estamos tranquilos con nosotros mismos, con el trabajo que venimos haciendo. Esto no es una cosa de un año. Es un sacrificio que se viene haciendo desde hace mucho tiempo, es un proyecto. La gente solo se queda con los partidos del fin de semana, con esos noventa minutos y no ve el trabajo que hay atrás, con la familia que hay atrás, que es lo que más duele. Después críticas va a haber siempre porque uno vive de esto, es jugador de fútbol y sabemos que estas cosas pasan. Los que sufren son los familiares. Nosotros tratamos de aislarnos para no trasladarlo”