Volvimos

Poco más de 365 días pasaron tras aquel 30 de abril de 2018 donde Riestra jugó su último partido en la B Nacional. Vencía por 2 a 1 a All Boys con un doblete de Gonzalo Bravo en el Islas Malvinas de Floresta. Aquel torneo marcado por el -20 para terminar mutando en -10 tras los sucesos en la definición ante Comunicaciones. Penas con quita de puntos que parecían oxidadas u omitidas según remita el club en cuestión. Aquella sanción, prácticamente decretaba el descenso antes de iniciar el torneo. Pero la campaña fue tan estupenda como la condena irrisoria que los 35 puntos cosechados producto de 9 triunfos, 8 empates y 7 derrotas significaron sumar apenas 6 unidades menos que Aldosivi y Almagro que jugaron una final desempate por el ascenso directo. Lejos de frustrarse por ello, el equipo no se tuvo que levantar sino continuar un trabajo sembrado hace un poco más de un lustro. Mantener la base y transitar un campeonato duro como la B Metropolitana.

Pero no cualquier torneo sino uno donde muchos equipos con historia se reforzaron muy bien, otros buscaban dar el salto y alguna sorpresa más. Estudiantes de Caseros mantuvo su base que estuvo cerca de ascender la pasada campaña. Atlanta con la llegada de Pepe Castro y varios rutilantes. Almirante Brown lo mismo pero uno que a medida fue corriendo el certamen hizo historia. Barracas Central. El talento de Valenzuela y el Corcho Romero. Los goles de Facu Castro. El orden supremo de Carlos Arce. Pero este equipo del Bajo Flores está acostumbrado a estelarizar sin reflectores ajenos. Un gran comienzo con 16 de 18 puntos posibles pero el desafío del Morrón Benítez hizo que parta del banco. Jorge fue importantísimo en este tiempo de crecimiento y consolidación de proyecto deportivo. Desembarcó Leonardo Ragazzo, técnico de la tercera que cosechó 7 de 9. Pero una tormenta se avecinó y amenazó todo. Un 0-3 vs Telmo en el Laza que encadenaron 3 caídas más. Vino un especialista y conocido de la casa como Guillermo Duró. El año se cerró con un triunfo importante en Zárate y una goleada para la confianza a costa de JJ Urquiza. Receso necesario para cargar pilas y apuntar a refuerzos.

La vuelta del goleador de la casa. Jonathan Herrera tras su paso por el futbol chileno. Su lugar en el mundo. Y Jonathan Goitía, un interesante valor proveniente de San Martín de San Juan. En la reanudación un empate en Agronomia y éxito en el clásico ante Sacachispas. 2-0 en el Beto Larrosa para que el barrio esté en orden. Ese fue un punto de quiebre con 3 triunfos seguidos ante 2 rivales duros. 4-3 en Ezeiza a Tristán Suárez y un trabajado 2 a 1 sobre Atlanta agónico. Tan hablado en la semana previa. Pero este equipo sabía que no todo era fácil con ese 1-4 vs Ssuso en Soldati. El equipo de Fito venía empujando desde atrás y se insinuaba peligroso. Pero esa caída hizo mella y los muchachos se juramentaron sumar todo lo necesario. Solo 1 derrota en los próximos 11 partidos. Ganó en Jáuregui. Ganó en Caseros para quedarse con ese largo invicto. Ganó el último clásico del siglo con gol de Herrera a puro toque. Ganó en Casanova otro partido difícil. En el 2019 fue importante Braian Sánchez. Goya que se asentó en el final. Bravo con sus goles y magia. El ascenso debió ser ante CADU pero ese gol sobre el final pospuso por 48 horas un merecido festejo. Derrota de Ssuso ante Brown y objetivo cumplido. Celebración en el Bajo. Riestra volvió.

Muchos pilares. Morel y su seguridad. La zaga Benítez-Silvani siendo garantía. El orden y juego de Seba López. El talento de Papelito Sánchez. La magia de Bravo. Los goles de Johny. La templanza de Murillo. El despliegue de Tato. Goya y su prestancia. Beto Martínez como Goitía siendo pistones por los costados. La pausa de Zaninovic. El desparpajo de Nico Ríos. La colaboración ofensiva constante del Viti Gómez. El apoyo de todos los jugadores que con más o menos minutos apoyaron. Riestra volvió al lugar que le arrebataron en caprichosa medida sin sostén. Mucho se habló de este equipo pero pocos se toman el tiempo de analizar y medir rendimiento. No vale un vídeo de 30 segundos en Youtube. Algún error u omisión pudo haber existido pero propia del error humano arbitral al que se necesitaría estar normalizando de nuevo. A ninguno de los hasta ahora 4 ascendidos se les regaló nada. Barracas hizo historia a pura destrucción de records. Estudiantes con hidalguia y regularidad. Atlanta con un cambio a tiempo y solidez. Riestra con orden, sacrificio y constancia. Una marca registrada desde un tiempo para acá. Ya lo dijo su capitán Gustavo Benítez: “4 ascensos en 6 torneos. Todo dicho…”

Tan cierta la frase como imposible de rebatir. Riestra llegó hace un tiempo a base de un trabajo mancomunado que hace del sacrificio para seguir un camino de éxito que algunos, por envidia o vaya a saber que, se encargan de ensombrecer tristemente. Un grupo de jugadores que algunos vienen desde los históricos ascensos de la D. Otros fueron llegando y son parte de la familia. Un esfuerzo dirigencial enorme. Colaboradores. Cuerpo técnico y auxiliares que hacen del club un poco más grande cada día. Mientras ladran, el Malevo sigue yendo. Hoy al Nacional, mañana quién sabe…